lunes, 5 de noviembre de 2018

XIX Salón de los Mejores Vinos de España - Guía Peñín

Si seguís nuestras andaduras por Twitter, pudísteis comprobar que el pasado Lunes 29 de octubre no lo pasamos nada mal. Tuvimos la oportunidad, gracias de nuevo a la Guía Peñín, de asistir al Salón de los Mejores Vinos de España, ocasión en la que se presentaba la nueva Guía 2019, esta vez en Ifema en Madrid.
Tras descargar el listado de Bodegas y Vinos que se presentaban al Salón, lo mejor que hicimos mientras desayunamos fue seleccionar las mesas que más nos llamaban la atención, bien por conocer nuevas Denominaciones de Origen, o bien por probar algún vino singular, de los que no se suelen ver tan comúnmente.
Dicho y hecho, nos presentamos en la entrada con nuestras acreditaciones, dejamos abrigos y maletas en el ropero que se habilita para los asistentes, y fuimos a recoger nuestras copas Riedel antes de situarnos frente al gran cartel con la organización de mesas y listado de bodegas. Una vez marcadas en el plano y con el cuaderno de cata en mano, nos lanzamos de pleno a nuestra misión del día: disfrutar de los Mejores Vinos de España.


Primero elegimos Bodegas San Alejandro, con la intención de probar su Baltasar Gracián Garnacha Viñas Viejas 2016, y también nos dieron a probar Baltasar Gracián Garnacha 2017, ambos monovarietales de esta tradicional uva de la D.O. Calatayud. En el Salón presentaban otros 6 vinos que seguramente serían tan espectaculares como el joven y el crianza que catamos.

Viajamos hasta la D.O. Rueda, para probar el Castelo de Medina Sauvignon Blanc Vendimia Seleccionada 2017. Esta bodega tiene unas 180 Ha de viñedo y elabora aproximadamente un millón de botellas, en concreto de este vino salen al mercado unas 12.000 botellas, ya que es una selección de fermentación sobre lías. Un sauvignon bastante suave. También probamos el Verdejo 2017.


En la lista teníamos Abadal, más que nada por conocer la D.O. Pla de Bages, pero Peñín también la tenía en las llamadas "Zonas por descubrir", presentaban 5 vinos en el Salón. Nosotros probamos dos varietales de uvas autóctonas. Primero el tinto Mandó 2016, con un profundo olor a gominola de cereza, color teja claro y una graduación de 12º. Una agradable sorpresa del que se elaboran unas 4.000 botellas. Después el blanco Picapoll 2017 elaborado sobre lías durante seis meses y que nos resultó muy expresivo.

Nos trasladamos hasta la D.O. Navarra, a Bodegas Castillo de Monjardín para catar su Chardonnay 2014, el reserva Chardonnay Selección 2016 y, sobre todo, el Chardonnay 1998 Gran Reserva, sencillamente increíble, personalmente, jamás había probado un vino igual, difícil de superar.


Volvemos a Aragón, esta vez para conocer Amprius Lagar, en concreto su Gewürztraminer 2015. Un blanco muy floral, sin acidez y sin barrica en dos años sobre lías. También entre las Mesas por descubrir que recomendaba Peñín.

Pasaba el tiempo, y teníamos que hacer alguna parada técnica en el puesto de Jamón de Teruel, que tenía un cortador para probar este fantástico manjar recién cortado, una delicia. También mencionar que en cada mesa había picos de pan artesanos de Obando, que vienen perfectos para cambiar de un vino a otro.

Continuamos con Bodegas Volver, una bodega que cultiva variedades autóctonas de uva dentro de la D.O.P. Alicante con una intención, según nos contaron, salir de la filosofía tradicional para crear vinos de alcance internacional. Queríamos probar su tinto estrella, pero antes tuvimos la ocasión de empezar con Tarima Hill 2016, un 100% monastrell con cuerpo, seguido de Tres Equis 2015 un tinto 60% monastrell con 40% cabernet sauvignon y 15.5º. El Triga 2015 es un vinazo, 85% monastrell y 15% cabernet sauvignon, realiza la maloláctica en roble y tiene 16º pero sin notarse su alta graduación.


De la Bodega Sommos sorprende, sobre todo, su vanguardista arquitectura que nos mostraron en una tablet cuando nos acercamos a su mesa, para conocerlo in situ tendremos que ir hasta la D.O. Somontano. Aquí probamos Glárima de Sommos 2017 un monovarietal de chardonnay, y Sommos Varietales 2017 en el que mezcla chardonnay, gewürztraminer y pinot noir, dando como resultado un blanco pajizo muy fresco.

En una mesa cercana estaba Bodegas Asenjo & Manso, de la D.O. Ribera del Duero, y aunque no teníamos pensado visitar esta mesa, lo cierto es que merece la pena probar su A&M Autor 2011 y el que aún no había visto, el Silvanus Edición Limitada 2015 con 14 meses en barrica.


Continuamos con Castillo de Aresan, una pequeña bodega perteneciente al grupo Les Grands Chais de France, que elabora monovarietales en Castilla La Mancha, a unos 750m de altitud y que tiene unas 17 variedades de uva. Se presentaban en el Salón con un muy buen Petit Verdot. Nos atendió muy amablemente Paola Cuadrado, quien además tuvo el detalle de facilitarnos una botella para abrir en nuestra próxima cata. Así que en breve hablaremos más de este vino.

En la mesa de Bodegas y Viñedos Illana probamos los 3 vinos y alguno más que elabora, todos monovarietales: petit verdot, bobal y tempranillo. Todos ellos expresivos y equilibrados con más o menos crianza en barrica. Pertenece a la D.O.P. Ribera del Júcar.


Sin darnos cuenta, nuestro tiempo se iba agotando, pero aún así hicimos alguna que otra parada para conocer, entre otras, Soto y Manrique, una pequeña cooperativa de la recién creada D.O.P. Vinos de Cebreros que reúne en torno a 12 bodegas. La Viña de Ayer Albillo Real 2017 está elaborado como si fuera un tinto, La Viña de Ayer Garnacha 2016 es un tinto con poca capa elaborado con uvas de viñedos de 60 años, y Naranjas Azules Garnacha 2017 un rosado de prensa directa, con frescor y acidez de viñedos sobre suelos graníticos y de pizarra, es un vino provenzal de 13.5º. Recomendado también en las Mesas por descubrir.

Para finalizar, y ya casi de camino a la salida, no pudimos resistirnos a los Godellos de la D.O. Valdeorras, en concreto a los de O Luar do Sil, una bodega del grupo Pago de los Capellanes. Aquí degustamos los tres vinos que se presentaban en el Salón. Godello 2015: un blanco con olor a fruta madura, miel y dulce en boca, con un toque suave a madera y elaborado sobre lías. Godello sobre lías 2016: tiene 6 meses sobre lías, muy floral y de viñedos graníticos que le da ese toque mineral, ideal para arroces y ensaladas. Y el Godello 2017 con un toque de amargor al final perfecto para tomar en barra.


El día no nos dio para más, una lástima, pero también un placer asistir una edición más al Salón de los Mejores Vinos de España de la Guía Peñín. Muchas gracias de nuevo a la organización por contar con nosotros y gracias a las bodegas y a las personas de las mesas que tan amablemente nos contaron más detalles de sus vinos y bodegas. Gracias también a mi compañero Guillermo, que para estos eventos viene bien ir más de uno para poder escribir, sacar fotos, twittear, sostener la copa...
Nos veremos pronto.