domingo, 25 de febrero de 2018

La Posada del Laurel

La Posada del Laurel
Dirección: C/ Carretera, 3, Préjano, La Rioja
Teléfono: 941399044
Web: www.laposadadellaurel.com
Email: info@laposadadellaurel.com
Precio orientativo: 45 €



En esta ocasión voy a empezar la crónica de este restaurante hablando de un libro. En concreto de La vida y opiniones del caballero Tristram Shandy, de Laurence Sterne. Una obra maestra de la literatura universal en la que el citado Tristram Shandy pretende contar su vida. Sin embargo, su estilo prolijo y desordenado deviene en un resultado cómicamente complejo, convirtiéndose en parodia y crítica de la narrativa del siglo XVIII. Un detalle especialmente interesante es que, constando la obra de nueve volúmenes, el propio Tristram Shandy no nace hasta el tercero, para desaparecer en el sexto.

La peculiar estructura de la obra, su desorden temporal y el empleo de recursos gráficos en el texto son algunas de las razones por las que se consideraba imposible de llevar al cine. Hasta que el director Michael Winterbottom decidió tomar cartas en el asunto en el año 2006.

Su aproximación al problema consistió en establecer un paralelismo cinematográfico. La película, titulada Tristram Shandy: A Cock and Bull Story, nos muestra las vicisitudes de un equipo de rodaje intercaladas con las escenas de la película que a su vez están rodando.

Así, Steve Coogan es Tristram Shandy mientras también representa una versión ficticia de sí mismo como actor, teórico protagonista de la obra, que ve con preocupación cómo la importancia de su papel disminuye durante el rodaje. La réplica se la da Rob Brydon quien, como tío de Tristram Shandy, se considera más un coprotagonista que un secundario y termina disfrutando de más metraje en el montaje final.

Supongo que ahora os estaréis preguntando: ¿qué tiene todo esto que ver con La Posada del Laurel? Paciencia, ya estamos muy cerca de la explicación.

El caso es que Winterbottom retomó en 2010 esa versión ficticia de Coogan y Brydon para una serie de televisión de seis episodios titulada The Trip (El Viaje). En ella los actores viajaban por el norte de Inglaterra, visitando un restaurante en cada episodio y comentando sus experiencias. Posteriormente, con metraje seleccionado, distribuyó internacionalmente una película con el mismo título en la que la relación de amistad y rivalidad entre ambos era tan importante como la experiencia gastronómica relatada, si no más. Sus cómicos diálogos llenos de constantes imitaciones resultaban deliciosos, si se me permite la expresión.

El éxito de The Trip propició en 2014 la secuela rodada en Italia llamada The Trip to Italy en la que se repetía la fórmula con la visita a seis restaurantes italianos. Finalmente en 2016 Coogan y Brydon recorrieron España en The Trip to Spain, de nuevo con seis episodios y película posterior que se presentó ya en 2017.

En este viaje por España, el tercer episodio estuvo dedicado a, supongo que a estas alturas ya lo habréis adivinado, La Posada del Laurel, restaurante situado en la localidad riojana de Préjano. También aprovecharon la cercanía de los yacimientos de Munilla para visitar las icnitas y fotografiarse con un dinosaurio.

Escena de la película The Trip to Spain

Así que tras ver la película pensé que ya era hora de que fuésemos a probar un restaurante del que sólo había escuchado buenas palabras. Un lugar del que se elogia su calidad y su autenticidad. Motivos por los que, probablemente, fue elegido para ese viaje.

La Posada del Laurel tiene como jefe de cocina a Dámaso Navajas, quien cuenta con experiencia en restaurantes tan conocidos como el Echaurren. La calidad de los productos es la base de su cocina, primando los ingredientes de la zona e incluso cultivando su propio huerto. No menos importante es la labor de Pedro Parejo en el comedor, donde consigue un ambiente muy acogedor en el que todo parece estar en su momento y lugar.

Cuando nos entregaron la carta nos indicaron que, siendo dos personas, podíamos pedir medias raciones para compartir de los entrantes y probar hasta cuatro de ellos. Así lo hicimos y pudimos disfrutar de una suerte de menú degustación con unas medias raciones bastante generosas.

Comenzamos con las Croquetas caseras frescas de jamón. Rebozado finísimo y crujiente con un interior sabrosísimo. Unas croquetas simplemente perfectas.


Seguimos con los Pimientos del cristal asados aquí. Buenísimos, una verdadera delicia.


Luego pasamos a las verduras, una de las señas de identidad de este restaurante. Borraja y vainas con gambita, plato en que la borraja estaba en su punto exacto: perfectamente hecha pero consistente y con un sabor riquísimo.


Siguiendo con las verduras tomamos el Salteado de verduras frescas. De nuevo cada una de las verduras del salteado estaba en su punto. Bien hechas pero aún duritas y muy sabrosas.


Para segundo, destacan en la carta las carnes y pescados a la brasa. Coincidimos en pedir el Solomillo a la brasa pero, imaginando la cantidad de los entrantes, también decidimos que fuese medio. La carne era muy buena y estaba preparada al punto, ¿qué más se puede pedir? Eso sí, para otra ocasión nos queda probar el Cabrito del corral de Préjano, pues esta vez no tenían.


De entre los postres hay dos que se piden al principio de la comida porque requieren más elaboración. Nosotros pedimos uno de ellos: Hojaldre recién horneado con almendra, crema pastelera y chocolate caliente. Gracias a no habernos excedido con los platos anteriores pudimos disfrutar como se merece de esta exquisitez.


Mención también para la carta de vinos. Amplia, variada y completa. Y algo muy importante, con precios razonables. Nosotros fuimos a lo seguro y pedimos Viña Cubillo, de López Heredia, un vino que puede acompañar bien casi cualquier plato.

Una gran experiencia en un restaurante del que se puede decir, sin faltar a la verdad, que es de película.

Notas finales: 1- Para quien tenga curiosidad por leer a Sterne, el libro The Life and Opinions of Tristram Shandy, Gentleman se encuentra en el dominio público y está disponible para su descarga gratuita en la web del Proyecto Gutenberg. 2- Mi película favorita de Michael Winterbottom sigue siendo Código 46.

viernes, 16 de febrero de 2018

Javier Sanz Viticultor Verdejo 2017

Javier Sanz Viticultor es una bodega familiar que suma ya la quinta generación de viticultores. Se encuentra en La Seca, provincia de Valladolid, y sus vinos se amparan en la Denominación de Origen Rueda.

Entre sus señas de identidad se cuentan el empleo de variedades autóctonas, la conservación de viñedos prefiloxéricos y la recuperación de variedades casi perdidas.

Sus vinos se basan principalmente en la variedad Verdejo que, en algunos casos elaboran sobre lías o fermentado en barrica. También tienen un semidulce y un dulce de invierno.

Otras variedades son la Malcorta, un tipo de Verdejo singular casi extinta, la Sauvignon Blanc y una tinta recuperada de variedad desconocida que embotellan como Colorado.

Para nuestra cata de hoy nos han enviado dos botellas de su recién salido Verdejo 2017, todo un detalle que les agradecemos mucho.



Lo primero que observamos es la cuidada imagen de la etiqueta y la calidad del corcho. El vino en cata presenta un color amarillo con tonos verdosos. Sus aromas son intensos con cítricos y notas de frutas tropicales. Mientras que en boca destacan sabores herbáceos y un agradable frescor.

Un vino que nos ha gustado mucho y que, tras la cata, hemos disfrutado junto a variados alimentos.

domingo, 28 de enero de 2018

Vino y vinimos. Crónica vitivinícola del XVIII Salón Peñín de los mejores vinos de España.

Una cita ineludible  con  los mejores vinos y los más apasionados profesionales de nuestro país.


¿Cuándo comienza una visita? La respuesta parece trivial, siempre y cuando no se  trate de una cita exclusiva con unos vinos tan sugerentes, elegidos por José Peñín y su equipo de catadores. Bajo estas circunstancias el trabajo previo de análisis, valoración y muy a nuestro pesar descarte de botellas, es de obligado cumplimiento.

Retrocedamos al principio. Como en ocasiones previas, Guillermo tras recibir amablemente allá por septiembre  las invitaciones por parte de nuestra querida Guía, inspirada bajo la segura batuta de José Peñín y su sólido equipo de profesionales, puso las susodichas invitaciones sobre la mesa a disposición de la cuadrilla. En esta ocasión  las vicisitudes personales coincidentes en esas fechas de Jaime, Javier, Nacho, Ester, Lorena, Mirella y Luis hicieron que Guillermo y yo fuéramos los embajadores elegidos este año. Tuvimos que  aceptar el destino de los héroes, sacrificándonos por los demás. ;-).

¿Héroes? No sé si Guillermo y yo merecemos tal calificativo, juzgadlo vosotros. Por delante las trescientas mejores bodegas [pdf] de España con sus mejores vinos. Mil trescientos retos embotellados. Dispondríamos a ojo de buen cubero de  unas cinco horas para tal desafío. En tal inferioridad numérica nos encontramos que  tuvimos que sacar nuestra más temida arma: el injusto boli color tinto. Injusto para ambas partes, como esas clásicas espadas de doble filo. Cada línea roja nos hacía preguntarnos si sostendríamos el mismo criterio pasados unos días. La respuesta es: probablemente no. Así que tras cruzar unas impresiones con una lista de criterios que bien pudieran haber sido otros, decidimos acotar las propuestas a nuestro horario y capacidades, dejando claro que uno de los criterios fundamentales era poder saltarnos a la torera los criterios previos, si en Madrid alguna propuesta nos resultaba más sugerente aquel día, abandonando toda planificación tan elaborada y sopesada. Así entendemos que hay que enfrentarse a los vinos, con meditados análisis previos susceptibles de ser corregidos si el paladar decide imponerse a la cabeza. Un criterio difícil de encajar desde un punto de vista exclusivamente racional y quizás una tragedia para los puristas, esos señores que fuman puros.

Lunes. 8 AM. Estación de autobuses de Logroño. Embarcamos unas cinco personas en un autobús extra largo. Quedamos extrañados por semejantes alforjas para tamaño viaje. Por lo demás, sin novedad en el frente. Llegamos a Soria sobre las 10 de la mañana. Fuimos testigos de un brusco movimiento migratorio de Soria capital a la capital de España. Los ecos propios de un autobús vacío se extinguieron. Estuvimos cambiando impresiones sobre algunas, a nuestro entender, desafortunadas  restauraciones de calados históricos, a veces interpretados como estaciones de metro por su manera anti histórica y anti constructiva de acceder y recorrerlos, cuando no sobrediseñados que pudieran recordar ambientes de dudosa moralidad, con intervenciones en un patrimonio mal entendido, y con iluminaciones molestas en intensidad, ubicación y colores tirando a ultravioletas tan propios de la gama de los neones. Pasada Medinaceli, nos vimos obligados a abandonar el mundo del vino, viéndonos acústicamente inmersos, en los mundanos  temas personales de una suponemos "espontánea locutora radiofónica", que nos puso al día de los temas más peregrinos  que tenía en común con una lejana amiga. ¿Por qué usar una red de telefonía móvil convencional habiendo sido agraciada con unas potentes cuerdas vocales? De todas formas no sé para que lo contamos, pues lo habréis oído desde cualquier lugar de España en que estuviérais.

12.45. Llegamos a Madrid, o más propiamente a Barajas. A la T4. Decidimos preparar el cuerpo para el lance. Enfocado como un mero trámite metabólico, dimos por buenos unos pinchos de tortilla, acompañados de un vaso de agua para mí y una cerveza (sin alcohol) para Guillermo, que enfrentado al eterno dilema "two beer or not two beer", fue responsable, y reservó el paladar para mejores adversarios.

13:15. Aproximadamente. Realizamos maniobra de aproximación al Ifema. Perdón, que hemos ido a la T4 a coger el metro no un avión. Corrijo, llegamos volando en metro. Tras pasar el preceptivo control, ayudados por las amables azafatas (del Ifema), recogimos nuestras copas Riedel. Unos porta copas de vino incorporados a la ficha colgante de visitantes nos hubieran liberado las manos para tuitear, pero nos acordamos demasiado tarde. Alea jacta est. Copas en mano, nos acercamos a recoger unas guías de notas de cata impresas, cortesía de los organizadores. Era el minuto cero y ya se apreciaban los detalles de calidad de la organización del evento, de los muchos que nos esperaban en esta jornada. Superada la fatigabilidad selectiva a lo hora de enfrentarnos a las labores burocráticas y organizativas, metimos con un boli en el plano de expositores las coordenadas de nuestra lista de deseos:


Bodega Biniagual – Memòries de Biniagual 2016 B – Binissalem Mallorca - p5

Bodegas Alto Moncayo - Alto Moncayo 2014 T - Campo de Borja - p8

Bodegas El Grillo y La Luna - Somontano – p10 - @ElGrilloylaLuna

Bodegas Familiares Matarromera - Bodega Matarromera - Matarromera Prestigio 2013 T - Ribera del Duero – p11 - @Matarromera

Bodegas Luzón - Alma de Luzón 2013 T - Jumilla – p12 - @BodegasLuzon

Bodegas Pradorey - El Cuentista Blanco de Tinto 2013 B - Vino de Mesa – p14 - @PradoReyBodegas

Bodegas Protos - Protos Selección Finca el Grajo Viejo 2014 T - Ribera del Duero – p14 - @Bodegas_Protos

Vivanco - A decidir in situ – P16 - @Vivanco_es

Bodegas y Viñedos Artadi - Artadi El Carretil 2015 T - Vino de Mesa – p17 - @artadi_es

Celler Vall-Llach - Porrera Vi de Vila de Vall Llach 2015 T C - Priorat – p19 - @cellervallllach

Clos Mogador / Spectacle Vins - Clos Mogador - Clos Mogador 2013 T - Priorat - p20

Compañía de Vinos Telmo Rodríguez - Las Beatas 2014 T – Rioja – p21 - @TelmoRodriguez_

Gil Family Estates - Bodegas El Nido - El Nido 2014 T - Jumilla - p25

Grupo Tempos Vega Sicilia - Bodegas Vega Sicilia - A DECIDIR – p30 - Tvegasicilia

Manzanos Wines - Bodegas Berceo - Los Dominios de Berceo Prefiloxérico 2016 T – Rioja - @BodegasBerceo

Marqués de Murrieta - Marqués de Murrieta - A decidir in situ – p32 - @MarquesMurrieta

Melis - Melis 2015 T R - Priorat - P32

Grandes Pagos de España - Pago Calzadilla - Gran Calzadilla 2008 T - Pago Calzadilla - @PagoCalzadilla

Pago los Balancines - Haragán 2014 T C / Mastines Garnacha Tintorera 2015 T- Ribera del Guadiana – p34 - @pagobalancines

Pérez Barquero - 1955 Palo Cortado Cincuentenario PC - Montilla-Moriles

Grandes Pagos de España - Propiedad de Arínzano - Arínzano Gran Vino 2010 T - Pago Señorío de Arínzano – p35 - @pagodearinzano

Vins Miquel Gelabert - Gran Vinya Son Caules 2011 T – Pla i Llevant - p39

Garabatos de por medio, esta era nuestra lista ordenada por páginas, que no por orden de cata. Como siempre, la idea era: cavas, blancos, rosados, tintos, fortificados. Pero bueno, ya sabemos que las reglas tradicionales pueden interpretarse como sugerencias. Nuestras buenas intenciones sólo nos duraron los primeros minutos, y luego sin filias ni fobias nos dejamos llevar por las tentaciones. Cortesía del equipo Peñin se propusieron con mucho acierto rutas temáticas: "A contracorriente" (los libertarios de los vinos), "Blancos de guarda" (un mayor recorrido vital para los blancos), "Ruta de contrastes" (mismas variedades de uva con distintos perfiles edafológicos), "Ruta ecológicos" (una  vuelta a las antiguas tradiciones) , "Vinos de parcela" (la última frontera de la personalidad), y "Zonas por descubrir".


Kilómetro 0.  Bodegas Prado Rey. Vinos de Ribera del Duero y Rueda. Fijamos nuestro primer blanco, El Cuentista. Elaborado con tempranillo como blanc de noir y calificado como vino de mesa  al no estar amparado como blanco en la DO Ribera del Duero. No queríamos entrar en reflexiones sobre Denominaciones y Reglamentos, pero sin comerlo ni beberlo, ya teníamos el debate encima de la mesa. Recomiendan disfrutarlo, entre otros, junto a asados típicos castellanos como el lechazo, recomendación que retrata la potente personalidad de este peculiar blanco. A su lado un tinto de tinaja. Una edición especial limitada en botella personalizada con adorno de barro, crianza en tinaja y elaboración tradicional. Las nuevas propuestas rescatando viejas tradiciones son bienvenidas al mundo del vino. Nos sorprendió el cuadernillo impreso de sus vinos, bodega, parajes y posada, con redacción concisa, bien maquetado y elegante.


Segunda parada. Queríamos probar vino de las islas mediterráneas. Pusimos rumbo a  Biniagual, bodega de la DO Binissalem, Mallorca. Probamos dos vinos: el Blanco Memòries de Biniagual, fresco y afrutado, con un 60% de Prensal Blanc y el Finca Biniagual Mantonegro tinto 2014, monovarietal autóctono, de uvas a 140 metros del nivel del mar, de producción muy limitada y vendimia manual. Hablando para airear el paladar, preguntamos por la historia y la actualidad de la bodega.  Siendo de las Baleares, y quizás llevándonos por el mainstream pensamos que sus mejores clientes serian … alemanes. Se nos desvió el tiro arriba a la derecha. La respuesta correcta era: Suiza. Perdimos el quesito azul del Trivial.


Tercera parada. Algo más propio de las noches aún cálidas de este veroño eterno que presidió el día (climatización del Ifema mediante). El Grillo y La Luna, de Barbastro, en la DO Somontano. 12 Lunas Chardonnay con Gewürztraminer (6%) que suaviza y complementa al Chardonnay. Se expresa con notas frutales dulces y frescas entre otras características. El Cri Cri Cri Chardonnay blanco, complejo y suave. Por último el Hophop tinto de Garnacha y Syrah a partes iguales. Frutas rojas  y aromas balsámicos. Como reza en su web, lo bueno se hace esperar. Fueron muy de agradecer las cuartillas con  las fichas técnicas y notas de cata redactadas en español e inglés, impresas en un agradable papel texturado de gramaje extra.


Cuarta. Pago los Balancines. Mastines Garnacha Tintorera 2015. Comienzan nuestras sorpresas con los bajos rendimientos y los vinos de calidad. Viñas de sólo 10 años que todavía no producen más que 1.200 kg/ha, aunque se espera que la producción pueda aumentar. Recibe el nombre en honor a uno de los mastines del criadero de la finca. A Guillermo le recuerda al excelente Salitre 2009, del que es sucesor. Elaboran unos 5.000 litros y sólo en añadas excepcionales. Nota estadística: Es la bodega que más hectáreas tiene de Garnacha Tintorera en la DO Ribera del Guadiana.


Quinta de la tarde. Dos riojanos van a Madrid a probar vino riojano. Así nos las gastamos los del sur de Bilbao. Bodegas Berceo. Tempranillo Pre filoxérico 2016. Si habéis leído bien, pre filoxérico de 2016. Viñas de Tempranillo en Baños de Ebro en suelo arenoso que impide la propagación de la filoxera, pues la arena le tapona los agujeros a este bicho hermanador  de Burdeos y Rioja, y al que las generaciones actuales le debemos la crianza y guarda de vinos en nuestra tierra, y Haro su centenario Barrio de las Bodegas. ¿Bicho malo o bicho bueno?.  En la Rioja se merecería al menos una estatua o un premio con su nombre. Un injusticia histórica a mi parecer por el prejuicio de tratarse de un hemíptero en vez de una persona o institución. Volviendo a lo concreto. Las viñas tienen 170 años y bajísimo rendimiento de tan sólo 1.500 kg/ha. Crianza de 6 meses en barrica usada para conseguir un equilibrio entre fruta y madera sin eliminar las características frutales. Un vino finísimo y equilibrado. Los Dominios de Berceo Graciano 2014. Un vino intenso con expresión varietal. Por invitación de Primitivo, y quiénes éramos nosotros para negarnos, probamos Los Manzanos rosado (1890 Manzanos Rosé Magnum 2016). Tempranillo blanco y garnacha. Sólo en botella magnum y con un diseño especial. El color nos recordaba al clarete.


Quinta y media. Guillermo se encuentra con un antiguo compañero de clase, Vicente. Vicente Cebrián. Acaba de aterrizar. Viene de Nueva York. Directamente del avión al Salón Peñín. Cuando hablamos con él se encuentra junto a los vinos de Pazo de Barrantes que pertenece a su familia desde 1511 y donde elaboran grandes albariños. Confesado el jet lag, inapreciable si no lo hubiera comentado, intercambia unas amables palabras con nosotros, invitándonos como siempre a probar sus excelentes Marqués de Murrieta. Le deseamos éxito. Un éxito ya asegurado por su compromiso con la excelencia en los vinos y en las personas.

Sexta y siguientes. Entramos en la zona de la Champions. Como personas de gustos sencillos y vida sencilla, estábamos dispuestos a conformarnos  con lo mejor de cada bodega. Disfrutamos oyendo a Telmo explicar apasionadamente sus ideas líquidas a un vecino de cata. Sin querer interrumpir  y sin salir de nuestro terruño, probamos Telmo Rodríguez El Velado 2014 ecológico (Rioja). Garnacha, tempranillo y otras. Procede de un viñedo singular de Lanciego donde se funde el clima atlántico y mediterráneo.


Aprovechando la cercanía probamos el Clos Mogador tinto 2013 Priorato, garnacha, cariñena, syrah y cabernet sauvignon. Sedoso, sabroso y persistente. Un vino complejo y que llena la boca.


De camino al stand de Protos para disfrutar con algunos clásicos vinos modernos, a apenas unos metros de distancia, nos paramos un momento a saludar a Joaquín Gálvez. Le felicitamos por su programa Wineman, donde explica de manera sencilla y divertida pero con rigor, el patrimonio vitivinícola mundial. Ya está comenzando la cuarta temporada, al menos en una de las teles de pago de esta país, dentro de la parrilla del Canal Viajar. Si no lo estáis haciendo ya, tenéis que reservar un hueco para ver los últimos documentales de este apasionado  divulgador y profundo conocedor del vino.

Es increíble la cantidad de talento concentrado en apenas 100 m2. Disfrutando de la promiscuidad intelectual, cada dos pasos teníamos una agradable sorpresa. Yo pensaba: ¡Qué suerte!. Pero me vino a la cabeza el dicho de que "al saber le llaman suerte". Y sí, tuvimos suerte, la suerte de que José Peñín es un sabio organizador de magníficos eventos entorno a unas mesas con botellas de por medio. Gracias de Guillermo y José a José y colaboradores.

Bueno, retornamos de las palabras a los hechos. Siguiente parada y fonda. Protos Selección Finca El Grajo Viejo 2014. Tempranillo 1500 kg/ha de la finca que le da nombre en la Ribera del Duero. Cepas de más de 70 años. Expresión terrosa del terruño. Es posible que nos gustara por las mismas razones que a paladares menos expertos les puede disgustar.


La tarde avanzaba y el reloj no nos daba tregua. De camino a una de las sorpresas de la Feria, pasamos por el stand de una conocida Bodega, donde ya no había personas que atendieran el stand a esas horas, tardías para nosotros pero aun media jornada si nos ceñíamos al horario oficial de la Feria. El paisaje, cinco botellas cinco, desfondadas y nadie que hablara por ellas. En algunas servilletas a modo de improvisado libro de visitas los asistentes, valoraban con desaires de archiduque, este "curioso" comportamiento social, que al parecer nadie supimos comprender muy bien. Fue la nota discordante que nos desagradó, pero no nos sorprendió. Un "extraño" incidente que quizá no valga la pena recordar. ¿Fue una performance titulada: “El vino como protagonista (mientras duró)”?. En fin, si algo bueno tiene lo malo es que contamos con un tiempo extra para propuestas muy atractivas que aún estaban por llegar.

En la zona de invitados regresamos a las buenas costumbres, que presidieron toda nuestra visita, y sin planificarlo, regresamos virtualmente de mano de Peñaclara a nuestra patria chica (La Rioja, que no el agua). En unas horas íbamos a pasar por la puerta del manantial de donde resurgen unas aguas pacientemente recogidas tras 140 años de lluvia. Nos quedamos gratamente sorprendidos por las propiedades de maridaje de la Artesian Water de Peñaclara con el mundo del vino. Nos brindaron unas excelentes explicaciones técnicas de las bondades de sus aguas. La baja en sodio, con ph 7.7 y un buen equilibrado magnesio, marida muy bien con vinos, especialmente tintos, pues molecularmente arrastran los taninos del paladar, preparándonos en todos los sentidos para nuevos desafíos. Su agua con gas, ph ácido 5.5, se entiende a la perfección con los cavas por su similar ph. La "Sparkling Artesian Water" cuenta con unas burbujas de carbónico que a 4 grados centígrados resultan finas y elegantes, muy diferentes las burbujas "ojos de sapo" según términos técnicos, si la temperatura fuera de 22 grados.


A modo de dulce despedida nos acercamos a Vivanco, para dar nuevas satisfacciones al espíritu. Sin división de opiniones posible, recordamos la excelente atención con la que tratan siempre a quien tenga el placer de visitarlos. En Briones (La Rioja) tenemos la inmensa suerte de disfrutar del mejor museo del mundo del vino en el año 2007 según la Organización Mundial de Turismo (OMT) de la Unesco. Es una recomendación retórica, pues siendo el museo excelente, no la necesita. Probamos las creaciones enológicas de Rafael Vivanco, al que vimos hablando animadamente en otros stands. Empezamos por el  4 Varietales Blanco de Guarda 2014 garnacha blanca, maturana blanca, tempranillo blanco y viura. Vinificación y crianza por separado antes del coupage. Potencial de guarda. 4 Varietales tinto 2014. Tempranillo, Garnacha, Graciano y Mazuelo de distintas zonas de Rioja. Vinificación y crianza por separado. Dieciséis meses de crianza en barricas de diferentes tonelerías, tostados y orígenes. Fino, elegante, chocolate en boca. 4 Varietales dulce de invierno. Mismas variedades tintas, con botrytis. Magnífico, dulce, sedoso, cacao. Al final de la visita nos auguraron próximas sorpresas con sus blancos, y ya nos tienen en vilo con tales sugerencias.


Con tan buen sabor de boca nos despedimos de esta edición con un  Pedro Ximénez de Pérez Barquero en la DOP Montilla-Moriles. Con un intenso color yodo atardecer, disfrutamos del sol del sur embotellado. Una dulce despedida sin duda.


De vuelta a casa "tempranillo" y tras ¿cenar o merendar?, ya en el autobús, disfrutando de un espectacular atardecer con un calor y color impropios de tan avanzadas fechas en el calendario, tuvimos que decidir entre la indolencia de dejarnos viajar o el deber de retener estas efímeras experiencias en papel. Por suerte la pereza no decidió por nosotros y el resultado ya lo podéis juzgar. Aclaro, por si acaso, que fuimos chicos buenos he hicimos los deberes después de jugar y merendar.

Ya en nuestra tierra, nos dimos cuenta de lo afortunados que somos. Adaptando al mundo del vino la famosa frase de Acción de Gracias atribuida a Oliver Cromwell, afirmamos: Unos tienen buenos vinos y no tienen apetito; otros tienen apetito y no tienen buenos vinos. Nosotros tenemos ambos. Loado sea Dios.

Resumen de la jornada. Excelente organización, profesionales con un trato parecido a una amistad, y magníficos vinos. Es sorprendente encontrar tanta cercanía entre lo buscado y lo encontrado. Qué más pueden pedir dos amigos de Logroño.

El XVIII Salón Peñín, un viaje al futuro desde el presente. ¡Un brindis por La Guia y por todos los participantes!

PD: Ya estamos esperando la próxima visita, para aprender con los mejores.

Un saludo a tod@s.

Guillermo y Pepe, o al revés.

martes, 5 de diciembre de 2017

Vitis Sylvestris

Una vid que crece en el medio natural sin que la mano del hombre esté de por medio puede corresponder a una vid silvestre. En ocasiones también son denominadas lambruscas y hoy en día en La Rioja tienen una localización practicamente residual.

En La Rioja una de las principales zona de localización de vides silvestres es el valle medio del rio Najerilla (Anguiano) y también el tramo medio-bajo del río Iregua (Castañares de las cuevas). Sobre las vides silvestres que se pueden localizar en la zona de Anguiano existe mucha información en la pagina web del municipio y aunque hoy en día no se cultiva vid en la zona aún podemos ver su legado dentro del casco urbano de Anguiano en la denominación de algunas calles como "Viñas" o "Viñas Altas".

Dentro de las vides que crecen sin control humano tambien podemos hacer clasificaciones en función de si realmente son vides silvestres, vides de cultivos abandonados de hace unos años o de cultivos de vid que tras muchos años sin control pasan a vegetar libremente y que perfectamente pueden pasar por ser vides silvestres.

Por último, indicar que existe un proyecto de geolocalización de vides silvestres usando un mapa interactivo ubicado en el visor Iderioja. El mapa es el fruto del trabajo realizado por el Instituto de Estudios Riojanos y por investigadores de la Universidad de La Rioja, País Vasco y Sevilla. No obstante el mapa tiene un botón que permite enviar la situación de otras vides que no estén reflejadas.


ERROR (no puede mostrarse el objeto)

sábado, 18 de noviembre de 2017

Marqués de Cáceres sauvignon blanc y ChangYu Noble Dragon

Hoy hemos catado dos vinos muy diferentes en nuestra cata de los viernes.
Para empezar hemos probado un blanco variedad sauvignon blanc de Marqués de Cáceres de la DO Rueda, el Excellens 2016. Es muy aromático con notas cítricas y de frutas tropicales y 12,5% de grado alcohólico y expresión varietal en boca. Nos ha parecido un gran vino.

Después hemos catado un vino exótico. Ya hablamos de la bodega ChangYu cuando comentamos unos vinos que trajimos de nuestro viaje a China. Lo más llamativo probablemente sea el uso de la variedad cabernet gernischt de que hablamos entonces, desaparecida en Francia tras la irrupción de la filoxera. Este tinto Noble Dragon presume de ser el más vendido del mundo y lleva además parte de cabernet sauvignon y cabernet franc con un 12% de grado alcohólico. El estilo, como ya observamos en esta bodega, es clásico aunque nos sorprende que esta botella no dé información sobre la añada. Esto es algo que no esperábamos de una bodega con tanta tradición, sobre todo en su llegada a un mercado como el español, a través de la bodega Marqués del Atrio.