jueves, 10 de febrero de 2011

MONDOVINO y MONDOESPAÑA

El otro día pude volver a ver el documental Mondovino y la extensión Mondoespaña de Jonathan Nossiter. Os cuelgo el cartel de la pelicula, el trailer, así como mis comentarios sobre las peliculas -Mondovino y Mondoespaña- para vuestro entretenimiento.





Por ponernos en antecedentes, Mondovino se estreno en el festival de Cannes y se catalogo al mismo dentro de otros documentales como “Fahrenheit 9/11” de Michael Moore y “Super Size Me” de Morgan Spurlock (critica a Mc Donald´s). Respecto del autor podemos decir que Jonathan Nossiter trabajó como comprador de vino para varios restaurantes de Manhattan, culmen del desarrollo norteamericano que quiere reflejar en el documental.

El formato de documental que tiene Mondovino no llegó a alcanzar el éxito de la película Entrecopas (Sideways) y según rumorología, causó cierto revuelo en el mundo del vino. En la pelicula-documental, Jonathan Nossiter, refleja con bajo presupuesto y con una o dos cámaras digitales, su visión general del mundo del vino aportando toques cómicos personales (imágenes de trabajadores descansando en Mouton Rochild, mientras entrevista al director técnico de la bodega)

El documental recoge entrevistas a bodegueros de: California, Borgoña, Burdeos, Languedoc, Cerdeña, Toscana, Argentina y Brasil y trata los temas de la globalización, representada en la creciente estandarización de la cultura y de los sentimientos fascistas, comentarios de los aristócratas italianos o los del chofer en la parte Mondoespaña.

El documental viene a reflejar el miedo de la concentración de poder en pocas manos, representada en la figura de Robert Parker principalmente. Además se argumenta sobre los orígenes ancestrales del vino y su herencia transmitida de generación en generación. Asemeja la complejidad del vino a la de los seres humanos llegando a asociar los problemas humanos (políticos, económicos, culturales) al reflejo de un producto como es el vino. El cual, para Nossiter esta perdiendo el carácter de diversidad y complejidad para llegar a ser un producto como fabricado en serie.

California es un ejemplo de la evolución del producto, actualmente se la puede comparar a un Disneyworld del vino, que vende productos con mucho color, fáciles de beber y semejantes unos a otros. Lo que hoy se denomina globalización, poder encontrar el mismo o un producto muy parecido en cualquier parte del mundo a precio asequible.

En mondovino se muestran las dos caras de la moneda de forma clara, los “buenos” representados en los campesinos que cultivan sus pequeñas parcelas aportando un carácter personal al vino con pequeñas cantidades de uva y cuidada selección de la misma. Y los “malos” como el asesor enológico Michel Rolland, que trabaja por todo el mundo desde California a Chile o la India, asesorando a nuevos empresarios o a viejos aristócratas europeos. Michel Rolland se ve reflejado en la película como un hombre que pasa mas tiempo en el coche y hablando por teléfono que en la bodega y para el que el secreto de vino es la microoxigenación. También en este bando encasilla a la familia californiana Mondavi y al abogado y critico vinícola Robert Parker.

Respecto a Robert Parker destacan las imágenes de los perros fofos con las que Nossiter aporta su visión subjetiva respecto del abogado incluso con comentarios al respecto con Parker.

También el reflejo de la diferencia de las clases sociales, se pone de manifiesto en las imágenes y comentarios respecto a los trabajadores mexicanos y su trato, familia Staglin, o los de los productores argentinos.

Por último Nossiter quiere quitar el cierto aire de esnobismo que se respira en el mundo del vino actualmente e informar sobre el la realidad del comercio del vino, desde su visión personal del tema.

La versión española de Mondovino, titulada Mondoespaña, fue rodada en el mismo formato que la primera e incorporada al DVD del original para la versión española.

En esta, Nossiter realiza unas catas en Vila Viniteca de Barcelona y en restaurantes de Madrid con Marcos Eguren (Sierra Cantabria), Guillermo Aranzábal (La Rioja Alta) y Jesús Madrazo (Viñedos del Contino) y por otra parte con Agustín Santolaya (Bodegas Roda).

En las cenas con los enólogos se catan riojas buscando el concepto de terroir, representado en un vino blanco de López Heredia como referencia, que lo confronta a otros vinos con 95 de los famosos puntos Parker.