miércoles, 30 de marzo de 2005

Precedentes

Cierto todo lo que cuenta Javier, aunque tampoco podemos olvidar algunos indicios previos que ya apuntaban a esta nuestra actual pasión... Recuerdo un Azpilicueta en casa de Guillermo hace un buen puñado de años... el primer gran vino, el que, por primera vez, me hizo darme cuenta de que no todos los vinos son iguales; o aquella cena a base de chorizo y queso en mi casa (Guille, creo que tienes alguna foto de aquel día...hay que colgarla aquí!!!) la pasada primavera. El Viña Bosconia que tomamos aquella noche será siempre el Rioja de referencia para Anna, para Marc irá siempre ligado a los anillos de Saturno y para todos los demás será siempre un precedente de todo lo exquisito que estaba por llegar; recuerdo también una noche en la Laurel, pero no una noche cualquiera, sino la que siguió a una charla en el Centro Cultural de Ibercaja una tarde de lluvia del otoño logroñés... Aquellos pinchos regados de vino anónimo y sonrisas complices y risas desatadas y carcajadas sin fin y aquel proyecto de creación de una Guía Buscarini... que finalmente se ha materializado en un Blog gastronómico de viejos (en varios sentidos...) amigos.

4 comentarios:

Javier dijo...

:-) No lo había olvidado, no. Aunque los precedentes pueden ser incluso más antiguos. Aquel Viña Bosconia (buena memoría: recordaba el vino, pero no el nombre)es irrepetible: no quedan botellas, aunque estoy seguro que hay otras esperando.

Por cierto, aquel bar, el Soldado de Tudelilla es un lugar muy cambiante: hemos vuelto otras veces y siempre nos acaba defraudando.

Anónimo dijo...

Eso es porque no vais a lo seguro: aceitunas con anchoas y tinto de la casa!!

Javier dijo...

El tinto de la casa siempre es un acierto. El otro viernes, precisamente, propuse el Soldado para compensar un vino infame que acababamos de dejar en otro sitio. Lo que no acierto es con el pincho: el del viernes fue sardina con guindilla, bueno pero...

Lo de insistir con el viernes no es casualidad :-D

Lrn dijo...

ya ya ... ya he pillado la indirecta... Mea culpa. Aunque, más bien es "pintoris culpa". Pero creo que el próximo viernes vas a ser tú el esquirol,¿no? En fin, que como dicen los ingleses en ocasión de su real boda: el que esté libre de culpa que tire la primera piedra...