jueves, 15 de diciembre de 2005

Il Poggetto sulla Cassia

O la sorpresa en la carretera.
Porque así hicimos este gran descubrimiento. Al poco de circunvalar Roma y en plena vía Cassia, camino de Siena decidimos detenernos un rato para repostar gasolina y comer algo sencillo. Así que el cartel de "Ristorante - Pizzeria" junto a una gasolinera nos sugirió un lugar perfecto para ambas cosas.
Nada más entar ya nos dimos cuenta de que aquello era más de lo que aparentaba. En realidad resultó ser un agradable restaurante de comida casera tradicional y de mucha calidad. Con un trato atento y esmerado. Y además bien de precio. Pronto cambiamos nuestros planes originales y nos decidimos a disfrutar de una buena comida con la calma y tranquilidad que tal empresa merece.

EL APERITIVO
Para empezar decidimos pedir un poquito de vino que acompañara la comida. El vino y el agua nos llegaron acompañados de un aperitivo sorpresa. Una cortesía de la casa muy sabrosa.
LOS PRIMEROS
Como primeros platos decidimos compartir una ración de pulpo y un surtido de fritos variados.
El pulpo, con los tomates, las verduras y el queso fundido fue un agradable cambio con respecto a las raciones de pulpo a la gallega que tan habituales son en España. Una combinación extraordinariamente sabrosa para una comida en la que estamos acustumbrados al abuso de pimentón.
Los fritos también nos fueron muy gratos: de verduras, marisco y queso. Ricos y preparados en su punto.LOS SEGUNDOS
Continuamos la comida con unos ñoquis (gnocchi) y un risotto.
Qué decir de los ñoquis que no se vea en la foto. Con su tomate apenas triturado, sus grandes láminas de queso y sus piñones. Sí, estaban tan ricos y jugosos como aparenta en la imagen. O más. Sin duda el plato estrella de esta comida.
Y el risotto no era tampoco todo presentación. La pinza que se puede ver fue dejando paso al ir desapareciendo el arroz a una cigala entera pero primorosamente abierta y lista para comer. Detallista y muy sabroso.
LOS POSTRES
Y ya para postre no nos quedaba más que rematar una comida excelente con dos postres tradicionales: tiramisú y panacotta.
El tiramisú suave y cremoso. Sin el bizcocho que suelen llevar las imitaciones.
La panacotta dulce, pero no en exceso y muy bien presentada.
En definitiva, un lugar absolutamente recomendable para cualquiera que viaje por las cercanías de Roma. E incluso para ir a propósito. Pero nunca en lunes.
Por cierto, que la gasolinera estaba cerrada.
Y no nos importó nada.

7 comentarios:

Javier dijo...

Una pena que la gasolinera estuviera cerrada; con ese nivel en el restaurante es posible que la gasolina tuviera aditivos de alta calidad o incluso que el gasoil estuviera destilado de los aceites de la cocina (no es broma) y dejase en la carretera deliciosos aromas de gnocchi, risotto y tiramisú.

¡Yo quiero ir a Roma! :-)

lrn dijo...

jajajaja!!! me imagino los tubos de escape soltando olores a gnocchi, risotto y tiramisú por la autopista!!! No estaría mal...

Guille, gran post!!! Ha sido como volver a vivirlo. ¡Qué pocos momentos imprevisibles como aquel regala la vida!!! A estas alturas yo creía que un viaje así no era posible y sin embargo...ahí estaba...esperándonos. Gracias por la compañía: a tí, a Anna y sus amigas, a Nello y su familia, a Rohini y Enrico, y por supuesto, a los que ahora rivivis esos días con nosotros en este blog, sobre todo a Javi que, en muchos sentidos, hizo el viaje con nosotros.

Guillermo dijo...

Pues sí. Ahí estaba el viaje. Pero había que encontrarlo y tú lo hiciste posible. Así que me sumo a los agradecimientos, pero muy especialmente, gracias a ti que me has enseñado Nápoles de una forma que nunca hubiera imaginado.
Y que haya más.

mila dijo...

Vaya post Gullermo!!!! Es la segunda vez que se me hace la boca agua al leer las exquisiteces de ese restaurante. La primera fue escuchando a Lrn. Pero yo soy como ese personaje bíblico que si no mete el dedo en la llaga no da crédito a nada, así que propongo un viaje de comprobación. Seguro que Javi se apunta a mi idea.
Así que a esperar ese día en que la logia en pleno comparta viaje gastronómico a Italia, porque hablar de arte en este blog no sé si será apropiado...

Javier dijo...

¿Acaso no es arte lo que se produce en las cocinas?, ¿un tiramisú como el de esta foto no es una obra de arte?, ¿puede el placer estético de la torre de Pisa alimentar el alma como el rissoto alimenta el cuerpo? Todas las respuestas en "Viaje a Italia V; la logia contraataca". :-)

Guillermo dijo...

Ay, lo que para los que no vinisteis es anhelo, se torna melancolía para quienes lo vivimos.
Melancolía por la distancia que nos impide disfrutar de nuevo de tales placeres.
Sin duda debemos preparar el retorno... del Jedi.

lrn dijo...

Se recomienda ver versión ampliada de los ñoquis para poder apreciar el detalle del parmesano. Se me hace la boca agua al recordarlos...